miércoles, 1 de diciembre de 2010

Tratado de Metapsíquica de Charles Robert Richet (3)

TRATADO DE METAPSÍQUICA


Profesor de la Universidad de París,
Miembro del Instituto

TRATADO
DE
METAPSÍQUICA

PARÍS
LIBRERÍA ALCAN FELIX
108, BOULEVARD SAINT-GERMAIN, 108

1922
Todos los derechos de traducción, de reproducción y de adaptación reservados para todo el país

Copyright de Charles Richet
París, Enero de 1922

Omnia jam fient fieri quæ posse negabam.

Este libro está dedicado a la memoria de mis ilustres amigos y maestros



que, por su gran valentía y por su pensamiento, han trazado los primeros esbozos de esta ciencia.

PRÓLOGO

Los que esperen encontrar en este libro veladas consideraciones sobre el destino del hombre, sobre la magia o sobre la teosofía, se sentirán decepcionados. Quería probar a escribir un libro de ciencia, no un sueño. Me limito a exponer los hechos y analizar su realidad, no sólo sin pretender una teoría, sino sin mencionar siquiera las teorías; para aquellas que se han propuesto hasta ahora en metapsíquica, que me parecen de una fragilidad alarmante.

Que una teoría razonable pueda algún día ser presentada, es posible, más que probable. Pero el tiempo no ha llegado todavía, puesto que existe controversia sobre los hechos que servirían para construir cualquier teoría. Por ello, debemos primero establecer los hechos, presentarlos en su conjunto y en detalle, para profundizar en las condiciones. Es nuestro primer deber y nuestra obligación.

La tarea es bastante pesada. En efecto, como son fenómenos poco habituales, el público y los estudiosos han elegido negarlos, simplemente, sin examen.

Sin embargo, estos hechos existen: hay muchos, auténticos, brillantes. Se encuentran en el curso de esta obra ejemplos tan abundantes, tan precisos, tan demostrativos, que yo no veo cómo un científico de buena fe, si él consiente en el examen, se atrevería a descartar toda duda.

Se pueden resumir en tres palabras los tres fenómenos fundamentales que conforman esta nueva ciencia.
  1. La criptestesia (lucidez de los autores antiguos); es decir, una facultad de conocimiento que es diferente de las facultades de conocimiento sensorial normales.
  2. La telequinesia; es decir, una acción mecánica diferente de las fuerzas mecánicas conocidas, que es ejercida sin contacto, a distancia, en determinadas condiciones, sobre los objetos o las personas.
  3. El ectoplasma (materialización de los autores antiguos); es decir, la formación de objetos diversos que, a menudo, parecen salir del cuerpo humano y toman el aspecto de una realidad material (ropa, velas, organismos vivos).
Esto es toda la metapsíquica. A mí me parece que va de eso, y va muy lejos. Sin embargo, no forman parte de la ciencia.

Pero yo sostengo que la ciencia, la ciencia severa e inexorable, tiene que admitir estos tres fenómenos extraños que hasta ahora se ha negado a reconocer.

Al escribir este libro en una forma que se da a los libros de texto de otras ciencias, física, botánica, patología, hemos querido eliminar el apelativo oculto de los hechos, muchos de los cuales son sin duda reales, así como la apariencia sobrenatural y mística que le han asignado las personas que los niegan1.

1. Para la bibliografía, que tampoco pretende ser exhaustiva, hemos adoptado la nomenclatura A. S. P. para los Annales des sciences psychiques (Anales de ciencias psíquicas), y P. S. P. R. para los Proceedings of the Society for psychical Research (Desarrollos de la Sociedad para la Investigación Psíquica), J. S. P. R. para la Journal of the Society for psychical Research (Revista de la Sociedad para la Investigación Psíquica), Am. S. P. R. para los Proceedings of the American Society for psychical Research (Desarrollos de la Sociedad Americana para la Investigación Psíquica).


Nota del Búho Miope: Pido mil disculpas por los posibles y probables errores de traducción que pueden o podrán ser cometidos aquí y en las futuras aportaciones, puesto que mi educación no ha incluido en ningún momento el idioma francés, y mi especialidad no es precisamente la de traductor. No obstante, puedo prometer que estoy intentando hacerlo lo mejor posible. Y de momento, no me parece que haya quedado tan mal, ¿no?

1 comentario:

  1. Excelente idea y un gran trabajo, por lo que estoy viendo. Te animo a perseverar porque esta es una obra imprescindible y su versión completa en español será inapreciable. Muchas gracias por tu esfuerzo :-)

    Carlos, de Buenos Aires

    ResponderEliminar

Muchas gracias por leer mi blog. Supongo que le ha resultado interesante, puesto que ha llegado hasta aquí.